Si el riesgo financiero es público, el sistema financiero también lo ha de ser: R-economía y soberanía para el ciudadano

ALTERNATIVAS AL SISTEMA. Una cuarentena de personas asistieron este jueves a la presentación de la “R-economía y la soberanía financiera ciudadana” de la economista Susana Martín Belmonte dentro del CICLO ALTERNATIVAS AL SISTEMA de nova. Martín Belmonte ha desarrollado las bases de un nuevo sistema monetario y financiero, la R-economía, donde los ciudadanos pueden ejercer el poder financiero a través del ejercicio de una serie de derechos que ahora no están reconocidos. La soberanía financiera es la capacidad de participar en la toma de decisiones que tienen lugar en la esfera de la gestión de los recursos financieros y el crédito.

La R-economía se basa en la premisa de que el actual sistema tiende a privatizar las ganancias y a socializar las pérdidas, dado que, aunque se presupone que los mercados exigen responsabilidad individual, a la hora de la verdad, cuando hay disfunciones, se espera que sean los Estados quienes paguen las deudas que los privados han alcanzado y que no han podido pagar. Un ejemplo claro es la crisis actual, que fue provocada por especulaciones financieras privadas y que están pagando ahora los ciudadanos de todo el mundo.

Otra premisa es que los intereses de las deudas provocan una tendencia a un crecimiento infinito, al endeudamiento insostenible y al colapso del sistema porque siempre el volumen de la deuda será mayor que el volumen de dinero para devolverlo. A los únicos que beneficia esta situación es al menos del 1% de la población que controla los recursos económicos.

Si el riesgo financiero es público, el sistema financiero también lo ha de ser

Para Martín Belmonte, si, por un lado, el riesgo financiero es público porque las pérdidas se socializan (las pagan los ciudadanos), es necesario que los criterios que rigen el sistema financiero también sean públicos. La soberanía financiera ciudadana consiste en eso, en que el criterio para asignar crédito sea el interés general.

Y, si por otro lado, el interés lleva al colapso porque es insostenible, es necesario que desaparezca el interés, que se sustituya por información, por dinero digital e informatizado que permita dosificar el dinero en la economía. Además, es necesario que el dinero se utilice como capital, que financie sólo la economía productiva y de esta manera desaparecerían el crédito a la especulación, las burbujas especulativas y las crisis financieras.

La R-economía aprovecha las mejoras tecnológicas, el acceso a Internet de buena parte de la ciudadanía y la web 2.0., como herramientas de emancipación en el plano financiero y social. Así, con herramientas de gestión potentes, que permitieran tener información muy completa, se podría conseguir que la cantidad de dinero en el sistema estuviera siempre soportada por bienes y servicios reales. La R-economía se basa en un sistema monetario dinámico, el dinero se crearía para poner en marcha una determinada producción / servicio, y se destruiría cuando el producto / servicio estuviera vendido / realizado.

Lo más nuevo de este sistema es que permitiría realmente que los ciudadanos tomaran las decisiones financieras: qué actividades están vetadas, por ejemplo, la especulación; tener listados de bienes a producir y males que hay que evitar; aprobación de actividades que necesitan crédito (se daría a las actividades que obtuvieran avales sociales, que dieran apoyo a la comunidad, que fueran necesarias y tuvieran un plan de negocio viable), y finalmente, gracias a las tecnologías de la información, los ciudadanos podrían tener la financiación para que el dinero pasara al productor si cumple los requisitos estipulados.

En el sistema actual la esfera monetaria y financiera queda fuera de la decisión de los ciudadanos y es precisamente la que decide qué políticas se aplican a los países, como se está demostrando con la ofensiva de los mercados en Europa y la crisis griega. Además, el ciudadano que considerara que no se están haciendo las cosas correctamente, podría abandonar el sistema, darse de baja con un clic de ratón, lo que ahora es bastante difícil de conseguir.

Haz clic AQUÍ para saber qué serían algunos de tus derechos en la R-Economía.

Intercambio de ideas con el resto de participantes del Ciclo

Tras la presentación de Susana Martín Belmonte se abrió un turno de palabras en el que participaron el resto de personas que presentarán sus iniciativas en el Ciclo Alternativas al Sistema. El intercambio de ideas entre ellos, Susana Martín y el público asistente permitió poner en relación las ideas innovadoras de unos y otros y ver cómo se pueden ir encajando para crear un sistema alternativo al que vivimos.

Tags: , , ,

5 Responses to Si el riesgo financiero es público, el sistema financiero también lo ha de ser: R-economía y soberanía para el ciudadano

  1. JesRICART on %d 05UTC %B 05UTC %Y at %H:%M 02Sat, 05 Nov 2011 14:14:02 +000002.

    La sobirania finacera sona com bona idea i l’ argumentació de socialitzar els guanys bancaris (ja que s’ ha imposat el concurs d’ auxili de la societat pagant-li els forats als banquers des de la seva declaració de crisi financera, socialitzant aixi les perdues d’ aquests) encara més. Per això hi hauria d’ haver no sols presió social suficient sinó una legislació adient en referencia a aquest nou paràmetre en definitiva d’autogestió dels recursos econòmics. La pregunta és ¿si hi prou força per accedir a aquesta situació no hi hauria també força per acabar amb la banca privada i nacionalitzar-la? L’ actual discusió sobre finançament que arrenca amb la crisi financera del 2008 i continua amb la crisi social (de treball, de producció i de falta de crèdit fluïd) ha configurat una oportunitat conjuntural envejable (malgrat la disort que corrren millons de persones) per discutir-li al sistema capitalista la seva validesa i per replantejar una nova manera d’ esser, d’ esser huma, per viure en un altre projecte de fel.licitat colectivba fora del consum, fora de l’ especulació, fora de l’estalvi tal com se’ ns ha esperonat constanment i fora de la tenencia de patrimoni privat como objectiu central de cada biografia. Les lliçons principals a extreure d’ aquesta crisi son o seràn mes de carácter psicològic i filosòfic que no pas politic o econòmic. Es tracta de canviar el mon i la noció que hi imperen del capital i dels diners. Això també passa per canviar la relació de cada usuari/a amb aquests medis. Mentre no es posin a prova -i es faci sobre tot des de la base social i les seves iniciatives- nous protocols d’ intercanvi de treball i de productes que no passin pel diner oficial (per l’ euro), no s’ implementarà una alternativa no ja a la incertesa que dona aquest sino també a la incertesa general d’ un futur estable. Una sobirania financera a escala interindividual passaria més que pel control del banc creditor i de custodia del diners pero un sistema de pagarès nominalitzats la representació del valor dels quals no variés. Això seria possible documentant les seves referencies a temps-treball i no a cap altre moneda en circulació sotmesa permanentmente a l’especulació i per tant a la devaluació. ¿Sería possible a la llarga viure en un mon sense diners, d’ acord a la cosmovisió tan alucinant com idealista, d’un cert anarquisme? Sí, ho seria, passant per una etapa presumiblement força llarga en que productors, compradors y venedors confiessin en un sistema autònem d’ intercanvi documentat (o sigui, garantit) de treballs, és a dir d’ energies.

  2. […] Mira AQUÍ la nota i el vídeo sobre la xerrada del 3 de novembre: Si el risc financer és públic, els criteris i les prioritats del sistema financer també ho han de ser. […]

  3. […] Mira AQUÍ la nota i el vídeo sobre la xerrada del 3 de novembre: Si el risc financer és públic, els criteris i les prioritats del sistema financer també ho han de ser. […]

  4. […] Mira AQUÍ la nota i el vídeo sobre la xerrada del 3 de novembre: Si el risc financer és públic, els criteris i les prioritats del sistema financer també ho han de ser. […]

  5. […] en altres sessions anteriors del Cicle d’Alternatives al Sistema, tals com la de Decreixement, Sobirania financera, Democràcia econòmica, entre […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Projectes i campanyes

BC
delibera

Iniciatives socials

EducarxTransformar

Educar per Transformar

Mai més una bombolla

Mai més una bombolla

Vídeo destacat

Compareixença d'Ada Colau al Congrés dels Diputats



Què fem

Col·laborem amb


Categories